Hablamos con Acento Costeño?

Este es un tema que inquieta a propios y a extraños y que muchos de los de Santa Fe de Antioquia no sabemos explicar.

Resumiendo, un poco, digamos que muchos, por no decir todos, hablamos como los de la costa. La razón es muy sencilla: las grandes ferias de esclavos traídos del África en tiempos de la conquista y la colonia, se hacían en Cartagena, que era el lugar de llegada al territorio de Nueva Granada, Mompox, Antioquia y Popayán. Entonces, en nuestra ciudad quedaron muchos negros esclavos que habían sido traídos del África y hablaban con ese acento, hasta el punto que su número sobrepasó en mucho a los llamados blancos o libres, los que en alguna forma también se contaminaron del sonsonete o tono de la voz, según lo anota bellamente el Dr. Fernando Gómez Martínez en su libro “Recuerdos”, página 18, en los siguientes términos: “Así mismo era motivo de chacota nuestra manera de hablar, con cierto sonsonete, o acento, o cantico –no sé cómo decirlo mejor – que no se tenía en otras partes, y sobre todo por la supresión de las eses finales o su conversión en jotas al modo costeño”.

“Esa manera de hablar, nunca peor que el sonsonete antioqueño reconocido en el resto del departamento, constituye un fenómeno digno de estudio. Porque Santa Fe de Antioquia forma una isla en este respecto. Muchas veces en mis viajes, se me preguntó si yo era costeño, porque no se me descubría el acento antioqueño general”.

En fin, el tiempo ha pasado y la forma de hablar persiste. En Goyás, que es una vereda muy cercana a la ciudad, y de la que vale la pena recordar que a principios del siglo pasado tuvo Inspector de Policía toda vez que su población era numerosa, se concentró gran número de estas personas, la mayoría negros, altos y acorpados. Hablaban con el acento africano y cantadito o como le decimos costeño. Ciertamente no pronunciaban la s sino la j, por lo que decían: Vamoj pa Tonujco hacé cambúu y a comée cocaa  ej cocooo? , con lo cual nos gozaban las personas de otras partes del Departamento. A regiones como la del oriente, no llegaron los negros del África, porque en esa parte no había minas de oro para explotar y al negro se le traía para que sirviera en esta clase de trabajos. En Santa Fe de Antioquia se hizo numeroso tal asentamiento, porque tenía muy cerca la mina de oro de Buriticá

Samuel Aguinaga A