El  mítico  y  legendario  volcán  de  la  Sapera que  desde  lo  alto  tutela  el  paisaje  del  Valle   del  Tonusco  tiene  en  las  desaparecidas  aguas  termales  de  la  Quebrada  Arriba  a  una  de   sus  más  creíbles  evidencias.   Si,  en  Santa  Fe  de  Antioquia  hubo  hasta  mediados  del  siglo  pasado  aguas  termales  que   brotaban  de  la  montaña  que  vemos  al  norte  de  la  ciudad,  las  cuales  bajaban  raudas  y   tibias  por  la  quebrada  Arriba  que  iban  a  morir  después  al  sector  del  Guayabito  donde   había  un  gran  pozo  y  varios  cuartos  de  baño  donde  la  gente  llegaba  en  busca  de   esparcimiento  pero  sobre  todo  de  salud.   La  extinta  quebrada  Arriba,  sepultada  por  la  tierra  que  le  echaron  encima  las  máquinas   buldozer  que  construyeron  la  nueva  Vía  al  Mar,  nacía  de  las  peñas  en  el  paraje  La   Chapa  y  se  volvían  a  profundizar  en  la  tierra  antes  de  llegar  a  la  zona  urbana.

Al  principio  sus  aguas  mineralizadas  corrían  monte  abajo  en  la  ya  citada  Quebrada   Arriba.  A  lo  largo  de  su  recorrido  se  formaban  algunos  pozos  aunque  en  los  últimos   años  sus  propietarios  construyeron  tanques  de  ladrillo  y  cemento.  En  principio  el   líquido  era  tomado  y  conducido  en  canales  de  guadua  hasta  los  pozos;  después  se   utilizó  tubería  metalizada.

Aquellas  aguas  termales  terminaban  su  recorrido  al  bajar  hasta  la  planicie  de  la  zona   urbana,  más  concretamente  en  inmediaciones  de  la  casa  que  fuera  de  don  Amado   Yepes  (Q.E.P.D.)   Allí  las  aguas  desembocaban  en  un  gran  tanque  de  cemento  que  tenía  la  familia  Yepes   Garcés,  quienes  atendían  a  los  nativos  y  turistas  que  iban  de  paseo  o  por  salud  en   busca  de  los  termales.

 Bayardo  Antonio  y  Nancy  Yepes  Garcés,  hijos  del  desaparecido  Amado  Yepes,  cuentan   que  la  gente  llegaba  con  sus  totumas  y  sus  baldes  a  bañarse.  “Nosotros  sacábamos  el   agua  en  baldes  y  canecas  y  las  llevábamos  a  los  cinco  cuarticos  que  habían  uno  del   otro.  Recuerdo  que  eran  pintados  de  verde  clarito  y  cada  uno  tenía  un  número.   Nosotros  no  cobramos  por  eso  si  no  que  la  gente  le  daba  a  mi  Papá  lo  qua  a  bien   tuviera;  muchas  veces  a  nosotros  nos  traían   mecato  y  con  eso  nos  contentaban   comenta  Bayardo  Antonio  que  hoy  tiene  37  años.   Cuenta  que  hasta  hace  poco  existió  el  letrero  en  madera  que  decía  “Termales”,  el  cual   estaba  ubicado  a  la  entrada  del  callejón  que  va  a  lo  que  es  hoy  la  Granja  Bonita,  en  la   salida  antigua  de  la  carretera  al  mar.

  Don  Carlos  Correa,  emérito  educador  amalfitano,  casado  con  la  santafereña  Marina   Layos,  evoca  el  año  de  1964  cuando  recién  casado  iba  todos  los  fines  de  semana  a  este   lugar.  “El  agua  era  tibiecita,  no  echaba  humo;  me  acuerdo  que  uno  se  metía  a  una   poceta  por  ahí  de  unos  cinco  metros  de  largo  por  tres  de  ancho  que  tenía  un  huequito   por  donde  salía  el  agua;  además  recuerdo  que  había  un  tanque  grande  donde  se   recogía  el  agua  y  luego  se  repartía  por  tubería  a  cuatro  o  cinco  casetas  o  cuarticos;     uno  se  quedaba  ahí  relajándose  el  tiempo  que  uno  quisiera;  no  sé  si  estas  aguas  tenían   propiedades  medicinales;  nosotros  no  teníamos  ninguna  enfermedad  sino  que  el  baño   nos  parecía  muy  placentero”,  comentaba  el  profesor  Correa.

ERAN  AGUAS  DE  PEÑA

Las  tierras  de  la  Loma  de  la  Quebrada  Arriba  eran  propiedad  de  Don  Pedro  Vicente   Varela  quien  en  la  mitad  del  siglo  XX  explotó  estas  aguas  hasta  convertir  sus  predios  en   un  destino  turístico  obligado  para  los  visitantes,  tanto  o  igual  que  ir  al  Puente  de   Occidente.  Dicen  quienes  lo  conocieron  que  el  hombre  en  la  década  de  los  50  cobraba   cinco  centavos  por  una  bañada  en  los  cuarticos  de  los  que  se  ha  hablado   anteriormente.  El  auge  de  estas  aguas  minerales  duró  hasta  mediados  de  la  década  de   los  70  cuando  lentamente  se  fueron  perdiendo  en  el  interior  de  la  tierra.         Otro  de  los  testigos  de  esa  época  dorada  de  los  termales  en  Santa  Fe  de  Antioquia  fue

don  Nicanor  Yepes  Marín,  nacido  en  el  paraje  Contador  y  quien  hoy  tiene  92  años.  A  él   fue  que  don  Pedro  Vicente  Varela  le  vendió  las  tierras  por  donde  pasaba  la  quebrada   de  las  Aguas  Termales.   Don  Nicanor  asegura  que  estas  aguas  nacían  de  peñas  que  había  en  distintos  puntos   de  la  loma,  situados  cerca  del  camino  real  que  iba  para  Cativo.  Las  mismas  fluían  por  la   quebrada  que  aguas  bajo  formaba  cerca  de  cinco  pozos  naturales  donde  a  principio  del   siglo  XX   la  gente   iba   a  bañarse.  Después  con  el  pasar  del  tiempo  se  fueron   construyendo  tanques  de  ladrillo  y  cemento  para  comodidad  de  los  veraneantes.   “Allá  llegaban  ancianos  y  gente  discapacitada  en  muletas  a  darse  su  chapuzón,  algunos

antes  de  irse  recogían  el  agua  en  vasijas  y  se  las  llevaban  para  bañarse  en  sus  casas,   eso  era  una  romería  la  que  venía  cada  fin  de  semana  por  esta  loma”,  recuerda  don   Nicanor,  quien  hoy  vive  en  su  casa  del  barrio  San  Pedro,  detrás  del  Asilo  de  Ancianos.     La  romería  se  incrementaba  los  fines  de  semana  y  sobre  todo  en  invierno  cuando  el  río   Tonusco  bajaba  caudaloso  y  negro  por  el  pantano.  “Muchos  preferíamos  subir  mejor  a   la  Quebrada  Arriba  porque  sus  aguas  eran  limpias  y  cristalinas;  es  más  mientras  más   arriba  subía  uno,  más  limpia  era  la  corriente”,  recuerda  don  Everjo  Benitez  quien  fue   testigo  de  excepción  de  esa  época  dorada  de  los  termales.

CANECADAS  POR  ENCARGO

Tan  benéficas  pudieron  ser  estas  aguas  para  la  salud  de  los  santafereños,  que  hasta  las   familias  notables  de  la  ciudad  que  habitaban  en  La  Amargura,  si  bien  no  iban  a  bañarse   a  los  cuarticos  ubicados  en  la  casa  de  la  familia  Yepes  Garcés,  si  tenían  sus  mandaderos   que  les  traían   tinajadas,   canecadas  y  galonados  de  agua  que  vertían  en  esos   recipientes  grandes  donde  vendían  la  manteca  vegetal.   Una  de  esas  mandaderas,  según  recuerda  el  historiador  Francisco  Luis  Guisao,  era  la   señora  Dolores  Risas   quien   cargaba   el   agua   en  su  cabeza   desde  las  faldas  de  la   montaña  hasta  los  espacios  patios  de  las  casonas  más  tradicionales  de  la  zona  histórica   de  la  ciudad.

Otros  que  buscaban  cura  para  sus  males  eran  las  personas  de  la  tercera   edad  que  llegaban  de  Medellín  o  de  los  municipios  vecinos  a  la  Casa  de  la  Salud,  la  cual   era  regentada  por  las  Hermanas  de  la  Presentación.  Esa  casa,  que  estaba  situada  al   lado  del  viejo  Hospital  San  Juan  de  Dios,  es  lo  que  es  hoy  el  Hogar  Juvenil  Campesino.   Por  sus  limitaciones  físicas,  muchos  mandaban  a  encargar  el  agua  que  le  eran  traídas   hasta  esta  casa  de  reposo  especializada  en  tratamientos  de  salud,  concretamente  en   enfermedades  de  los  huesos  como  el  reumatismo.

A  propósito  Monseñor  Benjamín  Pardo  Londoño  recuerda  que  cuando  estaba  pequeño   siempre  oyó  hablar  de  la  Quebrada  Arriba  que  se  situaba  por  la  loma  de  la  Esperanza

Allí  sus  aguas  que  eran  termales  tenían  fama  de  curar   muchas   dolencias  físicas   relacionadas  con  los  huesos.  “Tengo  memoria  que  las  señoras  de  las  casas  mandaban  a   sus  empleadas  domésticas  a  que  trajeran  en  unas  tinajas  de  esa  agua  tibia  para   bañarse;  muchas  las  traían  en  su  cabeza;  realmente  a  muchas  personas  les  convino.   Pero  el  hecho  trascendental  ocurrió  en  1938  cuando  vino  de  Medellín  un  señor  Alberto   López  Henao,  hermano  de  José  López,  director  del  desaparecido  periódico  cristiano   llamado  El  Pueblo.  Este  señor  llegó  a  la  ciudad  inválido,  incluso  cuando  lo  sacaron  del   carro  lo  tuvieron  que  cargar  porque  no  era  capaz  de  caminar  ya  que  lo  hacía  como   encogido.     Como  a  todos  los  que  en  ese  entonces  venían  a  la  ciudad  de  Antioquia  en  busca  de   cura  para  sus  males,  fue  llevado  directamente  a  la  Casa  de  la  Salud.

  Me  acuerdo  que   en  los  primeros  meses  le  traían  el  agua  de  la  quebrada  para  bañarse.  Con  el  pasar  de   los  días  él  notó  que  se  le  estaban  aflojando  los  músculos  y  los  huesos  y  que  podía   moverse  con  más  comodidad.  Ya  cuando  pudo  caminar,  aunque  un  poco  impedido,  o   se  hacia  llevar  en  carro  o  él  tenía  la  paciencia  de  caminar  para  bañarse  allá  mismo.   Lo  cierto  es  que  pasado  como  un  año  o  algo  más,  este  señor  quedó  en  perfectas   condiciones,  tanto  que  se  fue  caminando  por  sus  propios  medios  a  coger  el  carro  que   lo  llevaría  de  regreso  a  Medellín.  Recuerdo  entonces  que  esa  curación  hizo  que  las   aguas  termales  de  la  Quebrada  Arriba  quedaran  acreditadas  en  ese  tiempo,  tanto  así   que  el  turismo  por  ese  hecho  se  incrementó;  yo  fui  testigo  de  ese  hecho”,  comenta   Monseñor  Pardo  Londoño.

UN  DATO  HISTÓRICO

En  el  Nº  31  del  periódico  La  Cátedra,  publicado  el  11  de  julio  de  1922,  y  que  dirigía  don   Pedro  A.  Martínez,  se  leía  en  un  artículo  firmado  por  la  Junta  de  Sanidad  del  Municipio,   que  una  de  las  obras  que  se  debía  proyectar  ese  año  era  “Convertir  en  baños  públicos   los  pozos  termales  del  Bajo  Llano,  vecinos  a  la  quebradita  La  Cardoso,  especialmente  el   que  se  encuentra  después  de  pasar  el  puente  por  el  Callejón  de  Don  Rafael  Villa.   El  sector  de  que  habla  el  aviso  se  refiere  a  lo  que  es  hoy  en  día  la  carrera  10  Paez,  entre   la  variante  y  el  Callejón  del  Padre  Pardo.

Téngase  en  cuenta  que  por  allí  bajaba  la   quebrada  La  Cardoso.   Como  se  observa  en  estos  recuerdos  que  tiene  el  imaginario  colectivo,  Santa  Fe  de   Antioquia  fue  uno  de  los  pocos  municipios  del  departamento  que  tuvo  estas  aguas   medicinales,  privilegios  que  hoy  tienen  poblaciones  como  Nariño  en  el  suroriente  de   Antioquia  con  la  famosa  quebrada  del  Espíritu  Santo  o  Alejandría,  en  las  afueras  de  la   zona  urbana.   A  nivel  nacional,  hoy  son  famosos  los  termales  de  Paipa,  Boyacá;  los  de  Santa  Rosa  de   Cabal  y  San  Vicente  en  Risaralda  y  los  situados  en  las  estribaciones  del  volcán  Nevado   del  Ruiz  en  el  vecino  departamento  de  Caldas.

  Es  de  anotar  que  estas  aguas  son  de  origen  volcánico  y  como  se  dijo al  principio,  no  se   podría  descartar  alguna  relación  con  el  mitológico volcán  de  La  Sapera,  cuyos  vestigios   dicen  los  viejos,  se encuentran  hoy  en  esa  piedra  de  granito  amalgamada  con  tierra   que  abunda  de  manera  silvestre  en  los  suelos  del  Llano  de  Bolívar.

Sería  pertinente  que  la  Administración  Municipal  contratara  un  estudio  con  alguna   universidad  o  centro  científico  del  país,  para  estudiar  el  estado  de  las  desaparecidas   aguas  de  la  Quebrada  Arriba  con  el  fin  de  saber  con  exactitud  si  ya  definitivamente  son   aguas  perdidas  o  si  existe  alguna  remota  posibilidad  de  que  vuelvan  a  surgir  a  la   superficie  como  hace  40  años.

QUE  SON  LAS  AGUAS  TERMALES

Se  llama  aguas  termales  a  las  aguas  minerales  que  salen  del  suelo  5°C  más  que  la   temperatura  superficial.  Estas  aguas  proceden  de  capas  subterráneas  de  la  Tierra  que   se  encuentran  a  mayor  temperatura,  las  cuales  son  ricas  en  diferentes  componentes   minerales  y  permiten  su  utilización  en  la  terapéutica  como  baños,  inhalaciones,   irrigaciones,  y  calefacción.   La  característica  general  de  las  aguas  termales,  además  de  su  elevada  temperatura,  es   que  se  encuentran  ionizadas,  sobre  todo  con  iones  negativos  que  son  los  que  le   permiten  al  organismo  la  plena  relajación.

Según  el  origen  geológico,  las  aguas  termales  se  dividen  en  magmáticas  y  telúricas.   Las  magmáticas  nacen  de  los  filones  metálicos  o  eruptivos.  Su  temperatura  es  superior   a  los  60  grados  centígrados.  Estas  aguas  están  compuestas  por  elementos  como   nitrógeno,  cobre,  arsénico,  bromo,  fósforo  y  boro.

Éstas  también  tienen  una  temperatura  que  supera  los  60  grados  centígrados  y  su   caudal  varía  según  la  época  del  año,  ya  que  provienen  de  la  infiltración  de  las  aguas   lluvias.   Las  aguas  termales  de  la  Quebrada  Arriba  correspondían  a  esta  segunda  categoría  y   estaban  compuestas  por  elementos  como  sales  de  cal,  bicarbonatos,  cloruros  y   carbonato  de  calcio.

BENEFICIOS  PARA  LA  SALUD    

Estas  aguas  ayudan  a  disolver  y  a  eliminar  las  toxinas  en  el  organismo,  aumentan  la   circulación  sanguínea  y  la  oxigenación.  El  aumento  de  la  temperatura  del  cuerpo  con   estas  aguas  hace  que  mueran  los  gérmenes,  sobre  todo  aquellos  virus  que  atacan  a  las   personas  de  manera  cotidiana.

Otra  propiedad  de  los  termales  es  que  aumenta  el  metabolismo  y  por  lo  tanto  ayuda  a   mejorar  la  digestión.

Según  los  estudios  realizados  a  las  propiedades  de  estas  aguas,  los  termales  pueden   aliviar  temporal  o  parcialmente  enfermedades  como  el  reumatismo,  la  neuroparálisis,   la  diabetes,  gota,  problemas  gastrointestinales,  enfermedades  respiratorias  y  de  la   piel.

Es  importante  que  antes  de  hacer  uso  de  un  termal  atienda  las  recomendaciones  como   las  de  no  bañarse  bajo  efectos  de  alcohol  o  drogas;  mantenerse  hidratado  todo  el   tiempo;  intercalar  los  baños  calientes  con  otros  de  agua  fría.  Si  padece  de  alguna   enfermedad  crónica  consulte  a  su  médico  antes  de  hacer  uso  de  estos  baños.

DISTRIBUCIÓN  EN  EL  MUNDO

Prácticamente  cualquier  país  puede  presentar  en  sus  límites  aguas  termales.  Algunas   localizaciones  importantes  pueden  ser  zonas  volcánicas  como  Nueva  Zelanda,  México,   Islandia,  Japón,  Colombia,  Bolivia,  Chile,  Perú  y  el  Parque  Nacional  Yellowstone  en   Estados  Unidos.  También  existen  aguas  termales  al   norte   del   Uruguay,  en  los

 departamentos  de   Artigas,   Salto   y   Paysandú   y  en  la  provincia  de   Entre  Ríos   en   Argentina,  siendo  las  más  importantes  de  este  país  la  de  la  ciudad  de  Termas  de  Río   Hondo,  provincia  de  Santiago  del  Estero,  y  Copahue,  en  la  provincia  de  Neuquén.Las   Las  termales  en  Rivera  (Huila).  Al  norte  del  Perú  en  el  distrito  de  Curgos  aflora  grandes   manantiales  de  aguas  calientes  sulfurosas  y  ferrosas  con  muchas  propiedades  curativas   sobre  todo  para  casos  de  reumatismo,  estas  están  en  El  Edén,  en  Yanasara  y  en  Churin.   Muchos  lugares  en  todo  el  mundo  tienen  nombres  relacionados  con  esta  característica   geológica,  algunos  de  ellos  son:

Hot  Springs,  Arkansas,  en  Estados  Unidos  (manantial   caliente)

Aguascalientes,  estado,  municipio  y  ciudad,  en   México

Oymyakon,  en   Siberia,   Rusia   (agua  que  no  se   congela)

Puruándiro,  (en  Purépecha  lugar  de  aguas  termales)   municipio  y  ciudad,  en  México

Thermopolis,  Wyoming,  igualmente  en  EUA  (ciudad   caliente)

Tiflis,  Georgia,  (lugar  caliente)¨

Santa  Rosa  de  Cabal,  Risaralda,  Colombia,  Termales   de  Santa  Rosa  y  Termales  de  San  Vicente

Autor:  Juan  Carlos  Sepúlveda  Sepúlveda.   Miembro  del  Centro  de  Historia  de  Santa  Fe  de  Antioquia.