Francisco C Yepes R

PROLEGÓMENOS.

Antes y durante el proceso de la invasión de los españoles, los indígenas tenían una organización social exitosa que les permitía realizar actividades agrarias (explotación de flora y fauna terrestre y acuática), artesanales, comerciales y religiosas. Vale la pena rescatar la información registrada por cronistas e historiadores con el fin de dar publicidad al manejo de las explotaciones agrarias, indispensables para producir, almacenar y procesar los alimentos que requería la población de cada región, la cual sirvió simultáneamente para sostener a sus opresores. Dentro de esta riqueza cultural es importante rescatar la información sobre comportamientos extraños o extravagantes para los humanos del presente siglo, como la antropofagia, la idolatría, los compromisos matrimoniales y la exhumación de sus cadáveres. Con el presente escrito se quiere contribuir al estudio de algunos de los temas mencionados, considerándose que no se ha hecho justicia con los indígenas, quienes han sido ignorados y marginados en este país, como seres humanos y como poseedores de un rico filón cultural, del cual sólo se han extraído jirones para la historia.

PARTE I: ANOTACIONES SOBRE LAS PLANTAS ALIMENTICIAS DE LOS POBLADORES COLOMBIANOS EN LA ÉPOCA DE LA CONQUISTA

INTRODUCCIÓN.

Los escritos sobre los sistemas de producción agrarios y los productos básicos alimenticios, al decir de ahora, de la canasta familiar, son numerosos. Los autores se pueden catalogar desde los más modernos o actuales, representados por autoridades gubernamentales, sociólogos, antropólogos, políticos, economistas, ecólogos, profesionales del sector agrario y por los cronistas de los conquistadores españoles, testigos afortunados del quehacer cotidiano de los habitantes de las comarcas visitadas o materialmente saqueadas por sus compañeros de aventura.

Todos ellos han narrado a su manera, las actividades productivas de aquellas sociedades primitivas, quienes han dejado como herencia cultural, un invaluable patrimonio representado por plantas domésticas, herramientas y utensilios inventados y precioso conocimiento que prolongó la sobrevivencia, aumentó la población humana, a medida que se garantizaba la seguridad alimentaria y administraba su soberanía por el aumento de la tecnificación de este proceso productivo o se arrebataba a través de las tradicionales guerras fratricidas.